Badparrow es un perturbado chatarrero fanático de los explosivos que disfruta con el caos y la destrucción.

Raza: Robotrash
Escuadrón: TUNANTE MERCENARIO
Generación: Qubitrash 3G – Robot inteligente
Edad: 120 / Adulto mayor
Ocupación: Anarquista, ladrón, mercenario, asesino chatarrero, cazarrecompensas.
Base: Algormortis
Linkarmator: Negativo

Historia de Fondo del Personaje:
Anteriormente se llamaba Parrow y era del clan Robomixto, un robot hábil y curioso que le gustaba modificarse a sí mismo y en ciertas ocasiones a sus amigos. Lo hacía a ocultas porque sabía que estaba yendo en contra de las leyes de Yaxtron, pero, TEtroy se enteró del pasatiempo de Parrow y lo exilió por transgredir la segunda ley “Un robot no puede modificarse a sí mismo o a otros robots”.

Durante su exilio Parrow reflexionaba y no entendía lo acontecido, su vida cambió radicalmente y necesitaba reponerse lo más antes posible, ante la necesidad de energía plasma para mantenerse prendido, ideó un brillante plan para atacar la base minero-militar MIMI-07 y robar procesadores portátiles de irutanium, para cumplir con su objetivo se dirigió a las tinieblas de hexagon a reclutar y convencer a decenas de robots exiliados, de preferencia del clan robometal por su experiencia en combate. Se le unieron más de 50 robots y atacaron sorpresivamente la base MIMI-07, inicialmente no tenían planeado matar a los robots que resguardaban la base, pero el ataque se salió de control y muchos perecieron, al final de la trifulca ganaron los robots exiliados; Badparrow sabía que no había tiempo para festejar y rápidamente ordenó a sus seguidores sobrevivientes recargarse de energía plasma y saquear la base, de preferencia: armas, vehículos y lo más importante, los procesadores portátiles de irutanium.

Luego del exitoso saqueo varios robots se unieron a las filas de Parrow, porque sabían que con él podrían obtener libertad y sobre todo energía plasma para seguir prendidos, la popularidad de Parrow creció, y se auto-nombró caudillo de los robots exiliados, desde entonces decidió cambiarse de nombre a Badparrow y a sus seguidores como los Tunantes Mercenarios. Todos sentían que era un nuevo inicio y se organizaron en 3 grupos: los exploradores, que se encargaban de buscar nuevas vetas de irutanium; los transportistas, que se encargaban de movilizar los pesados equipos para procesar el irutanium; y los soldados, para dar seguridad.

Cada vez eran más robots y el mineral irutanium que conseguían ya no alcanzaba para todos, comenzaron los conflictos internos para decidir quienes tenían preferencia para recargarse de energía plasma; entonces, Badparrow presionado por la búsqueda de soluciones recordó de unos rumores que escuchó en Yaxtron, donde decían que hacia el Este existía una selva desconocida con abundante irutanium, solo eran rumores, pero Badparrow pensó que era su única esperanza. Entonces, en medio de conflictos internos, Badparrow convenció a los tunantes de ir hacia el Este en búsqueda de las islas flotantes conocidas como Urostron, para no quedarse sin energía en el camino seguían explorando nuevas fuentes de irutanium, el viaje se transformó en una odisea, de nunca terminar, y lleno de aventuras adversas y favorables.

Durante la odisea, Badparrow se dio cuenta que no tenían equipos necesarios para la reparación o cambio de piezas malogradas, por eso se las ingenió para cubrir parte de su cuerpo con jebe de llantas recicladas para proteger sus piezas.

Llegaron a la jungla tóxica con el temor de enfrentarse a los Robomutant, lo cual Badparrow quería evitar a toda costa porque estaban en desventaja, llegó lo inevitable y fueron emboscados por los Robomutant, los tunantes no pusieron resistencia, los capturaron y llevaron con su líder zángano Bosstant, Badparrow sabía que no hablaban el mismo idioma, por eso astutamente se arrodilló y le mostró reverencia como señal de su respeto, luego, con un ligero movimiento se enfocó en la mascara-trofeo que tenía sobre la cabeza Bosstan, era del ex-lider KAtroy, lo apuntó con su dedo e hizo gestos y posturas de desprecio hacia el ex-líder yetroyano. Bosstant entendió que los robots estaban escapando de los invasores yetroyanos y les perdonó la vida, pensó que es mejor tener un aliado contra TEtroy que matar a cientos de robots que no le serviría ni como alimento. Bosstan decidió alojar a los robots foráneos con el objetivo de aprender su idioma y más sobre ellos y los yetroyanos. Desde entonces, Badparrow se convirtió en su amigo enseñandole no solo el idioma, sino todo lo que sabía sobre la ciudad yaxtron y las bases MIMI. Cuando Badparrow decidió seguir su camino en busca de las islas Urostron, le dejó a Bosstant un robot como informante y para que le siga enseñando el idioma, escogió a un roboelectronic, Mimio. Bosstant entendió lo importante que es el irutanium para TEtroy, con esta valiosa información los Robomutant contraatacaron y se apoderaron de varias bases MIMI, obligando a los colonizadores Robotrash a retroceder.

Pasados 2 años, Badparrow y los tunantes, llegaron a un desolado paisaje desértico de color rojizo, grande fue su sorpresa cuando se dieron cuenta que vetas de irutanium quedaron expuestas por la erosión, y que estaban rodeados de fuertes campos magnéticos; eso no era todo, los tunantes enloquecieron cuando vieron rocas puras de irutanium que estaban levitando sobre la superficie, este era algo muy extraño para los robots tunantes y no entendían lo que estaba pasando. Cansados de mucho viaje, decidieron quedarse en esa zona, a la que llamaron Algormortis, después de todo tenían suficiente irutanium para estar tranquilos, se adaptaron a la zona y aprendieron a sacarle provecho a los campos magnéticos y a las rocas de irutanium.

Badparrow entendió que podía fabricar naves especiales para encadenar las rocas flotantes y así pudiera flotar junto a la roca, luego le dio movimiento usando la fuerza del viento (energía eólica), y finalmente le instaló la máquina procesadora de irutanium portátil; de esa forma logró fabricar una nave procesadora de irutanium que se podía desplazar fácilmente, fue un gran descubrimiento que afianzó el respeto y admiración de los tunantes, pero Badparrow no estaba tranquilo, sabía que el irutaniun de la zona se les iba a terminar, por eso mantiene intacta la esperanza de llegar al valle de abundancia de irutaniun.

Published
Views 61