En un mundo inmersivo y cautivador, de insólita belleza, pero de misterios y amenazas increíbles, se forman una extraña convivencia entre yetroyanos, robots, animales, y la misteriosa naturaleza. Estos personajes cohabitando y evolucionando juntos, dan lugar al ecosistema complejo e inimaginable de Rubbishtroy; una luna con un pasado desconocido que está dividida por una gigantesca fisura estableciendo dos zonas completamente distintas, es un mundo de fantasía muy diferente a cualquier cosa que pueda existir en la tierra.

Los YETROY considerados la raza más antigua y muy avanzados tecnológicamente, pero dependientes de un mineral poco común que los obliga a buscar nuevas fuentes en todo el universo Scrapton; son depredadores de todo hábitat donde llegan, y Rubbishtroy no será la excepción. Los Yetroy viven con una fiebre por Irutanium, y el mensaje que nos transmiten es de no depender de energías no renovables que se encuentran en la naturaleza en cantidades limitadas.

Los Robotrash ensamblados con piezas recicladas usan tecnología de punta y parecen ser máquinas que respiran y palpitan, pero la mayoría están privados de emociones para que sus creadores (Yetroy) tengan el poder y control, en este régimen autoritario transcurren sus vidas; por si fuera poco, para mantenerse prendidos dependen de una energía conocida como EPI (Energía plasma de Irutanium), que comienza a escasear y pone en aprietos a todas las unidades. La vivencia de estos personajes no es lo único interesante, sino el gran mensaje que nos dejan: la importancia del reciclado que para esta comunidad literalmente es vida.

Extraños engendros visuales donde la unión del metal oxidado y las larvas dan vida a la jungla tóxica de los Robomutant; allí viven perfectamente animales, hongos y plantas que hacen evolucionar el entorno en un misterioso ecosistema de carnosas estructuras metálicas. No es simplemente una jungla tóxica de muerte y veneno, aunque para el ojo humano la putrefacción significa la muerte y la descomposición progresiva de los seres vivos, desde el punto de vista de los microbios y las bacterias, el mismo proceso implica fertilidad y florecimiento.

La sabia naturaleza conocidos como los Elemental no se queda atrás, mezcla elementos heterogéneos para dar vida a feroces criaturas que son celosos guardianes de la vida en equilibrio. Aquí también se encierra un gran mensaje: la naturaleza no es algo que el hombre pueda poseer y controlar, a la vez que nos proporciona vida y paz, también es algo aterrador que nos arrebata casas, tierras y seres queridos sin ningún motivo aparente.

¿Podrán los Yetroy, Robotrash, Robomutant y Elemental continuar su convivencia?

Todos estos matices con moraleja en clave fantástica, se muestra en varias ocasiones para identificarnos con los personajes, también es un vehículo para hondas reflexiones sobre temas ecologistas y propone una crítica a las instituciones de poder.

Por John Oros
Director del Proyecto

John Oros, director del proyecto Robotrash
Equipo Robotrash 2017
Published
Views 600